Discos: “Get young”, de The Tripwires

Autor:

“Ramberg sigue siendo un orfebre del power pop, un constructor de hits casi insuperable y un volcán de melodías imparable”

tripwires-11-09-14

The Tripwires
“Get young”
FOLC RECORDS

 

 

Texto: EDUARDO IZQUIERDO.

 

 

El 9 de octubre de 1996, servidor se plantaba en la recordada sala Garatge de Barcelona para ver el concierto de unos entonces desconocidos, para mí, The Model Rockets. Lo hacía “por culpa” de mis amigos Jonathan Vidal y Susana Correa, hoy mutados en BB Quattro y Suzy Chain (ambos en Suzy & Los Quattro) que me servían de guías en la velada. La banda de Seattle venía a presentar el que entonces era su segundo disco, “Snatch it back and hold it”, el preferido de BB, mientras que Suzy se inclinaba por su debut, “Hi-Lux” (1993). Juro que entré en la sala con la curiosidad ante lo desconocido y salí de ella convertido en un fan total de aquella música, y pensando que había visto uno de los mejores conciertos de mi vida, sentimiento que sigo teniendo casi veinte años después. Por eso cuando me enteré (tarde de nuevo) que su cantante, John Ramberg andaba liado en un proyecto llamado The Tripwires no dudé en hacerme con sus discos a ciegas. Y no me defraudaron.

El último de ellos es “Get young” y lo publica la disquera hispana Folc Records. Ramberg se presenta en este proyecto con una compañía de auténtico lujo: Jim Sangster de Young Fresh Fellows, Dan Peters de Mudhoney y Johnny Sangster de la banda de Neko Case, aunque no hay duda de que el sonido que se impone es el de Ramberg. No puede evitar uno dejarse llevar por la nostalgia y añorar a aquellos The Model Rockets, pero con The Tripwires la cosa se lleva mucho mejor.

Ramberg sigue siendo un orfebre del power pop, un constructor de hits casi insuperable y un volcán de melodías imparable. Se llame ‘Early bright’, ‘Gratitude’, ‘Anything nice’ o ‘You have a bell’. Deja que sus influencias vean la luz (Big Star, The Beat, Brinsley Schwarz…) pero con una tremenda personalidad. Y encima tienen el detalle de homenajear al 2Down by the jetty” de Dr. Feelgood en la portada ¡Qué poco cuesta ser feliz, oigan!

Anterior crítica de discos: “Get hurt”, de The Gaslight Anthem.

Artículos relacionados