Diez joyas desconocidas de la etapa irlandesa de The Waterboys (y 2)

Autor:

the-waterboys-10-08-17-a

La semana pasada recogimos aquí diez canciones esenciales de la aventura irlandesa de The Waterboys. Hoy recuperamos otras diez esenciales (con sus respectivas alternativas), pero mucho menos conocidas de aquellas sesiones en las que se grabaron cientos de canciones, como se recoge en el relato de aquellos meses que aparece en el Cuadernos 13 de Efe Eme.

 

1. ‘Killing my heart’

Un año antes, el grupo había grabado ‘When ye go away’ con una melodía distinta y la misma letra. Por eso ‘Killing my heart’ quedó fuera de “The fisherman’s blues”. Una remezcla con este nuevo título apareció en el disco “Best of the Waterboys” (1991) y también grabaron una toma más cercana al country. No obstante, y según Mike Scott, esta que traemos aquí es la interpretación definitiva, con el glorioso intercambio entre el órgano y el violín.

Alternativa: ‘Twa’ Recruitin’ Sergeants

 

 

2. ‘Lonesome old wind’

Según reconoció el grupo, las sesiones que el grupo grabó en los estudios Fantasy de California con el productor Bob Johnston fueron las más salvajes de su carrera, con tomas extensas y un sonido bien fuerte. ‘Lonesome old wind’ es un buen ejemplo, de entre lo mejor que grabaron en 1986. Como su letra no estaba acabada y Scott tampoco quedó contento con su interpretación vocal, no se editó en un primer momento. La toma de la que se extrajo un corte editado de ocho minutos duraba más de 20, una grabación en la que los músicos fueron improvisando distintas secciones mientras la tocaban en el estudio.

Alternativa: ‘Fisherman’s blues (Piano version)

 

 

3. ‘Saints and angels’

Al final de la primera sesión en Dublín, el 23 de enero de 1986, y tras otras quince canciones, el grupo se puso a improvisar, creando esta canción de la nada, ni tan siquiera un título o una frase para empezar. El violín empezó sugiriendo una melodía, la melodía y la atmósfera sugirieron una primera línea de la letra y una cosa llevó a la otra. En los primeros tres minutos y medio se puede escuchar a Scott intentando crear una melodía para su letra, finalmente lanzándose con un texto que expresaba cómo se sentía en la capital irlandesa con nuevos amigos y sin saber qué le depararía el futuro. Por ello algunas líneas de la letra quedaron incompletas y no apareció en “The fisherman’s blues”. Cuando grabó las voces con las partes del texto que faltaban, tampoco fue mucho mejor: la cinta del estudio no funcionaba. La regrabaron varias veces en los tres años que siguieron, pero nunca capturaron el espíritu del original, que es el que suena aquí.

Alternativa: ‘World Party (1st version)

 

 

4. ‘Born to be together’

Scott había compuesto esta canción seis meses antes de llegar a Irlanda, en Londres. Le puso la maqueta al grupo una vez y todos se metieron al otro lado del cristal del estudio en ese mismo instante. De memoria, fueron tocando y quedó tal cual se puede escuchar aquí. De hecho, es la única vez que la grabaron, la única toma existente.

Alternativa: ‘Too close to heaven (Rolling piano)

 

 

5. ‘Will the circle be unbroken’

La sesión del 29 de agosto de 1986 acabó de madrugada para el grupo, después de haber grabado varias canciones. Antes de irse a dormir se atrevieron con una versión de este tema que Scott había escuchado en el disco del mismo título de Nitty Gritty Dirt Band con la colaboración de ‘Mother’ Maybelle Carter. Scott le añadió algunas frases a la letra y el pianista Liam O’Maonlai fue poniendo distintos tonos de voz de acompañamiento simulando ser distintas personas.

Alternativa: ‘Soon as I get home

 

 

6. ‘Blues for your baby’

Scott llevaba trabajando en esta canción dos meses. El texto no estaba acabado y la versión que grabaron en los estudios Fantasy de California en diciembre de 1986 llegó hasta los quince minutos. En el 2001, Scott completó la letra y la editó, reduciéndola a unos cinco minutos. El ritmo que marca el reputado batería de estudio Jim Keltner es digno de la Plastic Ono Band en su momento más álgido.

Alternativa: ‘Nobody ‘cept you

 

 

7. ‘Higher in Time (Two pianos)’

Esta fue la primera canción que el grupo probó con el batería Pete Thomas, habitual de la banda de Elvis Costello. Cuando vieron que no salía a la primera con un tratamiento de banda al completo, Anto Thistlethwaite (al piano) y Mike Scott (al piano y las voces) decidieron grabarla ellos solos de madrugada, cuando el resto se había marchado. Hicieron otra versión con más instrumentación –y resultados menos estimulantes– que se puede escuchar en “The whole of the moon: The music of Mike Scott and the Waterboys” (1998) y una tercera en clave de parodia de la música tradicional escocesa.

Alternativa: ‘A golden age

 

 

8. ‘You in the sky’

Escrita en Dublín en un local de ensayo meses antes, Scott se basó en un poema de los indios norteamericanos para su letra. En la primera versión que grabaron, con Jim Keltner a la batería y Anto Thistlethwaite en la mandolina, el sonido es deficiente. La segunda, con Pete McKinney en la batería y Anto Thistlethwaite tocando en esta ocasión el saxofón (con la réplica de Steve Wickham al violín), fue la definitiva.

Alternativa: ‘Come live with me

 

 

9. ‘Higherbound’

En ‘Higherbound’, Scott quería hablar del ‘alma del mundo’. Tan desorbitadas debían ser su pretensiones que nunca llegó a acabar el texto. El grupo llegó a grabar hasta cuatro versiones distintas, con diferentes melodías y arreglos. La más completa es la que se grabó en Dublín en marzo de 1987, una toma que llegaba hasta los 22 minutos y que tuvo que ser editada para publicarse. La razón de su extensión es que Scott empezó repitiendo las primeras estrofas mientras la banda iba calentándose y mientras cogían el ritmo y la fuerza necesarias y, también, que aprovechaba los largos interludios instrumentales para ir completando su letra sobre la marcha.

Alternativa: ‘The grief of pan

 

 

10. ‘On my way to Tara’

En marzo de 1988, el grupo grabó esta canción compuesta tras una excursión de Scott, Wickham y Thistlethwaite a Tara, el monte situado al norte de Dublín, donde vivieron toda una experiencia participando en un evento new age que se conoce como La Convergencia Armónica. Llegaron antes del ocaso y se encontraron un gentío entusiasta que iba en busca de experiencias espirituales. Cuando salió el sol, todos se agarraron de las manos y comenzaron a bailar en círculo, mientras Wickham y Thistlethwaite tocaban un reel (o danza tradicional irlandesa). Después, un druida vestido para la ocasión subió un repecho y se puso a mover las manos construyendo formas extrañas en el aire, en una especia de invocación esotérica al sol. El hombre que que aparece en la tercera estrofa de la canción (como aquel que “contará una historia”) era el dueño del tipi que habían plantado en el monte, y quien contaba a todos una saga dudosa sobre cómo la humanidad descendía de un cruce entre un mono y una cabra. Wickham lo escuchó tres horas con la boca abierta, de ahí otra de las frases de la canción: “déjale contar su historia, pero no creas una palabra”. En el tema se mencionan varias luminarias irlandesas, tanto del pasado (WB Yeats) como más recientes (Phil Lynott, líder de Thin Lizzy). El Robbie Elvis que aparece en la canción era un pequeño acordeonista callejero con una voz increíble que el grupo solía encontrarse en las calles de Dublín y de Galway; lo veían como un símbolo de la tradición de la vieja y salvaje Irlanda, así acabaron idolatrándolo y con una mención en ‘On my way to Tara’.

Alternativa: ‘If I can’t have you

 

 

Anterior entrega: Diez canciones esenciales de la etapa irlandesa de The Waterboys (1).

 

Artículos relacionados