Diez gemas en bruto del eurodisco

Autor:

gemas-musica-disco-18-12-17

Siguiendo con la oleada de canciones que defiende en su nuevo libro, “Historia de la música disco”, Luis Lapuente selecciona diez gemas en bruto del eurodisco.

 

Selección y texto: LUIS LAPUENTE.

 

1. Barrabás: ‘Hi Jack’ (1974).
Fernando Arbex e Iñaki Egaña fundaron Barrabás con los hermanos Ricky y Miguel Morales, un pianista portugués (Joao Vidal Abreu) y un percusionista cubano que también haría historia en la encrucijada del pop y la música negra hispana, el desaparecido Ernesto ‘Tito’ Duarte. Barrabás arrancaron en 1971 con dos primeros singles arrolladores, titulados ‘Wild safari’ y ‘Woman’, que mezclaban el rock negro y el afro funk latino en una gloriosa producción que anticipaba la eclosión de la música disco, y que pocos identificaron con una producción española. En 1975, en plena eclosión disco,  publicaron en formato maxi el tema “Mellow blow”. Un año después grabaron en los estudios neoyorquinos de Atlantic el álbum “Watch-out”, acompañados por el flautista Herbie Mann, el guitarrista Ray Gómez y el saxofonista Michael Brecker, un formidable artefacto disco, con piezas aceleradas como ‘Fire girl’.  El propio Herbie Mann triunfaría ese mismo año con el tema de Barrabás ‘Hi Jack’, que estaba incluido en el álbum “Soltad a Barrabás” (1974).

 

 

2. Nicoletta: ‘A quoi sert de vivre libre’ (1975).
Magistral precursora de todo el disco francés, Nicoletta Grisoni (Vongy, 1944) se convirtió con este single en la versión europea más cercana en Europa del disco soul de Filadelfia y Detroit, una pasmosa versión seductora y con aires de chanson bailable, del clásico de The Stylistics ‘Can’t give you anything (but my love)’. Cuatro años antes, Nicoletta había triunfado con la versión francesa del clásico de los Pop Tops ‘Mamy blue’.

 

 

3. Cerrone: ‘Love in C minor’ (1976).
Compositor, percusionista y productor francés, hijo de emigrantes italianos, de enorme talento musical, uno de los imprescindibles de los años de esplendor de la música disco, Marc Cerrone (Vitry-sur-Seine, 1952) empezó su carrera musical a la sombra del productor Alec R. Costandinos en el grupo Kongas, ha grabado decenas de álbumes y singles, algunos de ellos esenciales en la historia del género, como los ‘Love in C minor’ (1976), ‘Supernature’ (1977) o el álbum “Cerrone’s paradise” (1977), formidables modelos de sincretismo basados en el legado de Donna Summer, con barrocos adornos de sintetizadores y cajas de ritmos y orquestaciones sinfónicas.

 

 

4. Plastic Bertrand: ‘Ça plane pour moi’ (1977).
Roger Allen François Jouret (Bruselas, 1954) se ganó un puesto de honor en el podio del eurodisco en 1977 con su primer single, ‘Ça plane pour moi’, uno de esos artefactos intoxicantes que se pegan a la memoria para los restos y explican las claves musicales de un género a cualquiera que quiera conocerlas sin otra explicación.

 

 

5. Josep Llobell: ‘Let me fly to the stars’ (1979).
Abanderado del space disco hispano, productor, saxofonista y compositor prolífico de enorme talento, el hombre en la sombra de muchas producciones de prestigio en la escena pop y disco nacional (desde el Dúo Dinámico hasta Susana estrada), creador de la famosa sintonía de Movierecord, el músico barcelonés Josep Llobell Oliver firmó en 1969 una de las obras maestras malditas de, eurodisco, el magistral “Oliver’s planet”, un maremágnum de sintetizadores y voces aurales (Ane Clyton, Judy Clericuzio, Linda Wesley) al servicio de etéreas melodías pizpiretas como ‘Let me fly to the stars’, ‘Cosmic rain’ o ‘Dance machine’, que recuerdan tanto a los instrumentales de Stevie Wonder como a las orquestas de Filadelfia o Salsoul.

 

 

6. Umberto Tozzi: ‘Gloria’ (1979).
Fiel a la regla, Umberto Tozzi (Turín, 1952) apenas se ha movido a lo largo de su carrera del modelo impuesto en San Remo desde hace más de cuatro décadas. Marcado para los restos por el mega éxito en el mercado anglosajón de la balada disco ‘Gloria’ (1979), vampirizada por Laura Branigan, Tozzi esconde su identidad de zahorí musical bajo el disfraz de baladista, que le hizo famoso al lado de letristas ilustres como Giancarlo Bigazzi o Giulio ‘Mogol’ Rapetti.

 

 

7. Patrick Hernandez: ‘Born to be alive’ (1979).
Hijo de padre español y madre italiana, Patrick Hernandez (Seine Saint-Denis, 1949) se convirtió en uno de los iconos del eurodisco francés en 1979 con el tema ‘Born to be alive’, celebrado en todo el mundo como un formidable himno vitalista. Una de las bailarinas/coristas preparadas para secundarle en uno de sus conciertos neoyorquinos (que finalmente se suspendió) fue la joven Madonna.

 

 

8. Ryan Paris: ‘La dolce vita’ (1983).
Nacido Fabio Roscioli (Roma, 1953), Ryan Paris conoció a Federico Fellini en Cinecittà y quedó marcado para siempre por su genio, tanto que en 1983 se convirtió en una de las estrellas emergentes del eurodisco con el tema ‘La dolce vita’, compuesto por Pierluigi Giombini y Paul Mazzolini (Gazebo). El cantante, aún en activo, recuerda aquella época de esplendor del italo disco como un vergel artístico y comercial, cuando “mi single estaba en el Top 5 de las listas británicas por delante de las producciones de David Bowie”.

 

 

9. Mina: ‘A night in Tunisia/Penso positivo/Copacabana’ (1995).
Mina Anna Mazzini (Busto Arsizio, 1940), la llamada tigresa de Cremona, es sin duda la gran cantante italiana de la Era Pop, una intérprete versátil, poderosa, exquisita, privilegiada, cuyo legado musical se sitúa al nivel de los más importantes artistas anglosajones del siglo XX. En su álbum “Pappa di latte” (1995), incluyó una soberbia versión del clásico de Jovanotti ‘Penso positivo’, incluida en un medley apabullante con ‘A night in Tunisia’ (de Dizzy Gillespie) y “Copacabana” (de Barry Manilow).

 

 

10. Carlos Berlanga: ‘Vacaciones’ (2001).
Tras la separación de Alaska y Dinarama, Carlos Berlanga (1959-2002) siguió una interesante carrera en solitario, alternando álbumes de lounge pop sintetizado (“El ángel exterminador”, 1990) con luminosas colecciones de pop de mesa camilla (“Indicios”, 1994), trabajos de pop electrónico a lo Pet Shop Boys, en comandita con Alaska y Nacho Canut (“Vía satélite alrededor de Carlos Berlanga”, 1997), y fantásticas confesiones de electro disco pop hedonista y desinhibido, como “Impermeable”, producido por el gran Ibon Errazkin, que cuenta con canciones maravillosas como ‘Lady Dilema’, ‘Manga por hombro’ o la burbujeante ‘Vacaciones’, con ese estribillo que es toda una declaración de intenciones vitales y artísticas: “Amor de látex, caucho y goma, vacaciones en Sodoma, ¿qué prefieres, mantequilla o Tulipán? Amor de risa, amor de broma, sexo muerto, sexo en coma, gaseosa, soda, popper o champán”.

 

novedades-2017

Artículos relacionados