Diez canciones sobre la locura

Autor:

canciones-locura-04-07-17

Eduardo Izquierdo selecciona diez composiciones en torno a la imprudencia y la temeridad. Desde R.E.M. a Green Day, pasando por Talking Heads.

 

Texto: EDUARDO IZQUIERDO.

 

La locura. El trastorno de las facultades mentales. Pero también la definición de un acto incomprensible, imprudente o temerario. Fuente inagotable de estudios, como aquella “Historia de la locura en la época clásica” de Michel Foucault (Phanteon Books, 1961). Vocablo utilizado a menudo como insulto. Con despecho. Y en otras con admiración, sobre todo cuando está mezclada con el arte. El centro de obras tan importantes como El Quijote o de la mayoría de la obra pictórica de Dalí. Y también de canciones. De muchas canciones. De variados y diversos estilos. Locura patológica. Locura sentimental. Locura criminal. Una fuente inagotable para las letras de cientos de músicos. Por eso fue difícil quedarse con diez de ellas. Pero lo intentamos, y este fue el resultado.

 

1.‘Crazy’, de R.E.M. (“Fables of the reconstruction”, I.R.S. Records, 1985).
En 195, Michael Stipe y los suyos grababan una versión de un grupo semidesconocido de Athens, su misma ciudad, que respondía al nombre de Pylon. Destinada a ser incluida en el elepé “Fables of the reconstruction” (1985), al final quedó fuera del mismo y solo se publicó primero como cara B del tema ‘Driver 8’ y luego dentro de la reedición del disco, publicada en 1985. Un tema absolutamente revelador sobre la esquizofrenia: “Porque tu cabeza está temblando / porque tus brazos están temblando / y tus pies están temblando porque la tierra está temblando”.

 

 

2. ‘Psycho killer’, de Talking Heads (“Talking Heads: 77”, Sire Records, 1977).
Escrita por David Byrne, Chris Frantz y Tina Weymouth formó parte del disco de debut de Talking Heads en 1977, aunque el grupo llevaba bastante tiempo interpretándola en directo. Está dedicada a David Berkowitz, un asesino en serie también conocido como Son of Sam, que confesó que el demonio había poseído al perro de su vecino y a través de él le había ordenado cometer los seis asesinatos de los que fue acusado. No hace falta añadir mucho más.

 

 

3. ‘Basket case’, de Green Day (“Dookie”, Reprise Records, 1994).
Poca gente es consciente de que esta canción convertida en el imbatible single de “Dookie” (1994), que sirvió para colocar a Green Day en el mapa, es en realidad una confesión sobre el estado mental de su compositor. Billy Joe Armstrong habla en ella sobre sus ataques de ansiedad, y que pensó que iba a volverse loco cuando le diagnosticaron un trastorno de pánico. No en vano, el videoclip de la canción sucede en un psiquiátrico y Armstrong suelta perlas del calado de “Fui al loquero para analizar mis sueños”.

 

 

4. ‘Psycho therapy’, de Ramones (“Subterranean jungle”, Sire Records, 1983).
Pocos grupos habrán interpretado tantas canciones sobre la locura como los Ramones. Podríamos haber optado por ‘I wanna be sedated’ o ‘Teenage lobotomy’, pero nos hemos quedado con ‘Psycho Therapy’, incluida en “Subterranean jungle” en 1983. Escrita por Dee Dee y Johnny Ramone la cosa va de un chaval adolescente al que sus padres meten en un manicomio. “Psicoterapia, psicoterapia, eso es lo que quieren darme. / Soy un esquizofrénico adolescente / al que sus padres desprecian. / Psicoterapia / ahora tengo los ojos brillantes / las bromas y los atracos son divertidos / voy a matar a alguien”.

 

 

5. ‘Paranoid’, de Black Sabbath (“Paranoid”, Vértigo Records, 1970).
El tema que da nombre al segundo disco de Black Sabbath, publicado en 1970, es, como ya indica su título, una canción sobre la paranoia. Considerada una de las canciones más influyentes del heavy metal británico, nació de una sucesión de frases de Ozzy Osbourne, sin aparente sentido, a las que dio forma el bajista Gezeer Butler para convertirla en una letra sobre la desesperación de un enfermo mental: “Terminé con mi mujer porque no puede ayudarme con mi mente”.

 

 

6. ‘Everybody knows that you’re insane’, de Queens of The Stone Age (“Lullabies to paralyze”, Interscope Records, 2005).
En 2005, Queens of the Stone Age, el grupo liderado por Josh Homme, publicaba su cuarto disco, “Lullabies to paralyze”, el primero que graban tras el despido de su bajista y miembro original de la banda Nick Oliveri. Las malas lenguas aseguran que, ante lo truculento de su relación, Josh Homme quiso dedicarle un último recuerdo con este “Everybody knows that you’re insane”. “Todo el mundo sabe que estás loco / ¿Quieres saber cuánto tiempo puedes esconderte de lo que eres?”. Angelito.

 

 

7. ‘Psychotic girl’, de The Black Keys (“Attack & release”, V2 Records, 2008).
¿Te imaginas lo que debe ser compartir tu vida con una chica que sufre psicopatía? El dúo formado por Patrick Carney y Dan Auerbach intentaron hacerlo en “Attack & release”, el quinto trabajo en estudio de su banda, The Black Keys. Se trata de una canción en la que se juega con el amor y el desamor, sin que acabe de quedar del todo claro si la chica protagonista sufre realmente una enfermedad o es el propio cantante quien se la atribuye. Decidan ustedes.

 

 

8. ‘Psychotic reaction’, de Count Five, interpretada por Tom Petty & The Heartbreakers.
Tom Petty y su banda empezaron a interpretar este tema original de Count Five a principios de los noventa. Original de 1965, su estilo se ubica dentro del garage y la revista Rolling Stone la incluyó en su lista de 500 canciones que dieron forma al rock and roll. Un tema que juega no solo con la letra sino con la esquizofrenia musical para acabar de dar contenido a su historia. Dice así: “Me siento deprimido, me siento mal /porque eres la mejor chica que he tenido /Ahora no puedo conseguir tu amor / No puedo obtener satisfacción / solo una reacción psicótica”.

 

 

9. ‘Where is my mind?’, de Pixies (“Surfer rosa”, 4AD, 1988).
La séptima canción de “Surfer rosa” (1988), elepé de debut de los Pixies, es este tema compuesto por Black Francis que parte de su afición al submarinismo. La cosa no parece tener muchos motivos para estar en esta lista, si no fuera porque a través de los movimientos de un pez, muchos aseguran que Francis pretendía definir lo que sucedía a veces dentro de su cabeza.

 

 

10. ‘Excitable boy’, de Warren Zevon (“Excitable boy”, Asylum Records, 1978).
Siempre irónico, el tercer disco de Warren Zevon toma su título de una canción sobre la sociopatía juvenil. Protagonizada por un chico que es capaz de morder la pierna a alguien o pasarse horas ordenando su comida, estos son solo unos primeros pasos que acaban con el chaval violando y matando a una chica para, diez años después de salir del psiquiátrico, desenterrar sus huesos y construirse una jaula con ellos. Fino, fino, estaba.

 

novedades-efe-eme-junio-17-w

Artículos relacionados