Diez canciones que sonarán en los directos de The Jesus and Mary Chain

Autor:

jesus-and-mary-chain-08-03-17

A punto de publicar su nuevo trabajo, y a escasas semanas de su visita a los escenarios españoles, recopilamos diez de los temas que sonarán en los directos de The Jesus and Mary Chain. Por Fernando Ballesteros.

 

Texto: FERNANDO BALLESTEROS.

 

The Jesus and Mary Chain están de vuelta y por aquí lo celebramos. “Damage and Joy” supone su regreso al estudio 19 años después de su anterior disco y, por si fuera, poco, vamos a tener ocasión de volver a ver a los hermanos Reid en escenarios españoles (el 29 de abril en Barcelona, sala Razzmatazz, y el 30 en Madrid, La Riviera).

Han pasado más de tres décadas desde que los TJAMC irrumpieron en las listas independientes de las islas a base de ruido, melodía y esa actitud de mandarlo todo muy lejos que caracterizó buena parte de su primera etapa. Fueron años en los que edificaron una discografía plagada de temas memorables que podrían formar más de un set list de lujo. Por eso, más de un himno se quedará fuera. Y menos mal que ya no son aquella banda que sostenía que nadie era tan bueno para tocar más de 25 minutos. Por aquel entonces, sus conciertos eran algo visto y no visto y solían terminar de forma accidentada. Y es que lo suyo no se quedaba en las palabras.

En Efe Eme calentamos ya motores ante el desembarco de estos veteranos y lo hacemos con diez canciones que, probablemente, sonarán en unas noches que prometen ser muy especiales para sus seguidores.

 

1. ‘Just Like Honey’ de “Psychocandy” (1985).
Una apertura de lujo para un disco monumental. En “Psychocandy” no todo era rabia, angustia juvenil y mala leche. O sí, pero mezclada con grandes dosis de azúcar e influencias de los girl-groups de los sesenta y del mismísimo Brian Wilson. La mezcla de elementos contradictorios enriquecía una mezcla en la que, en ocasiones como esta, ganaba el lado más aparentemente dulce.

 

 

2. ‘Never Understand’ de “Psychocandy”.
En ‘Never Understand’ repiten la fórmula de ‘Upside Down’, su single de debut para Creation. Toneladas de distorsión y una melodía que lucha por sacar la cabeza entre una catarata de ruido y acoples. Una píldora estridente de los viejos y buenos tiempos, en los que a los hermanos aún les acompañaba a las baquetas Bobby Gillespie, antes de poner en marcha a sus Primal Scream.

 

 

3. ‘Happy When it Rains’ de “Darklands” (1987).
Para el siempre difícil segundo disco, sobre todo tras el pelotazo de su debut, el grupo sacó a relucir su lado más pop. “Darklands” es melancólico y oscuro. Un viaje introspectivo en el que triunfa la melodía y la vena calmada de los escoceses. Salvo algún coletazo, el noise queda aparcado en beneficio de singles como ‘Happy when it Rains’ que dan de lleno en la diana.

 

 

4. ‘April Skies’ de “Darklands”.
No sé qué pensaría el grupo de su segundo álbum ni qué regusto les había dejado, pasados ya cinco años, pero el caso es que en su primera visita a España, en 1992, no tocaron ni una sola canción de “Darklands”. Aún recuerdo salir de la Universal Sur de Leganés algo decepcionado por aquel “olvido”. Felizmente, los años han cambiado la situación y hoy son varias las excursiones a este disco. Una que no falta en sus últimos setlists es ‘April Skies’, otro acierto pop en su colección, con la que han abierto varias noches.

 

 

5. ‘Head On’ de “Automatic” (1989).
Su tercer elepé ya no era un paso adelante. William y Jim tiran de caja de ritmos y bajos sintetizados para crear un disco con menos aristas que sus predecesores y cuyo conjunto adolece de cierta sensación de monotonía. Pero cuidado, “Automatic” no solo no era un mal disco, sino que contiene algunas de las mejores canciones de la carrera del grupo. Como muestra, ‘Head on’, con tanta vocación de clásico que los Pixies hicieron una versión para su “Tromple le Monde” apenas un par de años más tarde.

 

 

6. ‘Between Planets’ de “Automatic”.
Una vez terminada su luna de miel con la siempre volátil prensa inglesa, parecían querer mirar hacia otro lado y le guiñaban un ojo al mercado americano en una operación que no les terminó de salir bien. Y eso a pesar del potencial comercial de canciones como ‘Between Planets’, un número fijo desde entonces en sus actuaciones.

 

 

7. ‘Reverence’ de “Honey’s Dead” (1992).
De vuelta a lo orgánico y tras el anticipo de “Rollercoaster” editado unos mees antes, “Honey’s Dead” llegaba a las tiendas con una tarjeta de presentación impactante y polémica. Fue empezar ‘Reverence’, dejando claro que querían morir como Jesucristo o como JFK, y tener el ojo del huracán censor encima de ellos. La BBC se cargó el single que, más allá del revuelo lírico, se revelaba como un pelotazo cargado de electricidad e infalible.

 

 

8. ‘Far Gone and Out’ de “Honey’s Dead”.
The Jesus and Mary Chain volvían a ser un grupo con Steve Monti dejando su sello tras la batería y el album superaba a “Automatic” por la vía de la síntesis. Y es que “Honey’s Dead” tenía algo de todo lo que les había hecho grandes, desde las pasadas ruidistas de los minutos finales de ‘Tumbledown’ y ‘Sundown’ a la vena intimista de ‘Almost Gold’ y ‘Good for my Soul’ pasando por canciones con marchamo de single de éxito como ‘Far Gone and Out’.

 

 

9. ‘Cracking Up’ de “Munki” (1998).
Cuatro años después del semiacústico “Stoned and Dethroned” y con el antecedente de alguna que otra presentación en festivales que dejó muchas dudas sobre el futuro del grupo, llegaba ‘Munki’. La sensación, de que el final estaba cerca, con los Reid tirándose los trastos a la cabeza, se confirmaba oficialmente en octubre del 99, y el disco dejó un sabor más bien amargo. El paso del tiempo ha terminado dándole la razón a varias canciones que emergían de aquel exceso de minutaje. Ninguna de ellas contaba con un riff tan machacón y efectivo como la rockera y oscura, casi lúgubre, “Cracking UP”.

 

 

10. ‘Amputation’ de “Damage and Joy” (2017).
A comienzos de 2007, TJAMC anunciaban su regreso a los escenarios. Desde su primera aparición en Coachella han actuado de forma intermitente pero, hasta ahora, se habían resistido a volver al estudio. “Damage and Joy” es el trabajo que pone remedio a esa ausencia de nuevo material y ‘Amputation’ el anticipo que sirvió para abrir boca. Con la producción de Youth de Killing Joke, nos sirven estos tres minutos de sonido marca de la casa, sin sorpresas, con la furia muy controlada y esa frase final repetida “I’m a rock n’roll amputation” tan Mary Chain y tan coreable en sus próximas apariciones en nuestros escenarios. Que lo disfruten.

Artículos relacionados