Delicias a 45 RPM: Los Cardiacos

Autor:

cardiacos-22-11-09

Los Cardiacos
‘Salid de noche’ / ‘Chicas de Burda’
PHILIPS, 1980


Una sección de JUAN PUCHADES.


1980 fue el año de la nueva ola española, y lo fue sobre todo porque en aquel arranque de década algunos de los grupos que conformaron el movimiento lograron grabar en sellos más o menos establecidos. Pero la semilla nuevaolera habría que buscarla en los años 1978 y 1979, como bien demuestra “Las discográficas no dan la felicidad”, la casete que Los Cardiacos editaron en el 79 y que viene a ser algo así como la primera producción independiente y moderna de nuestro país.

Los Cardiacos venían desde León y en 1980, con este primer single que traemos aquí, parecía que iban a comerse el mundo, y es que tenían actitud, excelente sonido y buenas canciones. Pero ‘Salid de noche’, editado por el sello Philips y grabado con medios, no dejó de ser un éxito menor, perdido entre el marasmo musical de aquellos días inciertos de transición democrática pero también sonora. Lo que no impide que hoy, este ska –el primero como tal grabado en España– siga sonando arrebatador, con ese saxo juguetón y la constante invitación a divertirse y pasarlo bien, a vivir la vida: “Vivid en la calle / no paréis en casa / salid por las noches / al caer la tarde. / No dejes que tu tía / ni siquiera tu mamá / te encierren en su casa / o lo vas a pasara mal / muy, muy, muy mal”. Un trallazo que terminaba con todo un aviso y una nada velada insinuación a practicar el sexo: “Que quieren retirarnos / de la circulación / con el pequeño truco / de la contaminación / y en casa lo que encuentras / no lo puedes negar / es una fuerte, húmeda / y tremenda polución / nocturna”. Qué ingenioso resultaba el tándem compositor formado por Kike Jiménez y Carlos Suárez.

Este single, en la otra cara incluía ‘Chicas de Burda’, un tema que avanzaba el funky y el tecno para desarrollar una historia, con humor, sobre las chicas que aparecían en la revista “Burda”, una de aquellas publicaciones que traían diseños de última moda –más o menos–, con patrones desplegables incluidos, para que las amas de casa y las jovencitas hacendosas le dieran a la costura casera y pudieran confeccionarse sus propios vestidos con los que, por poco dinero, estar a la última el domingo por la mañana. Eran otros tiempos, y Los Cardiacos supieron retratarlos con mirada irónica.

Al contrario que otras formaciones del momento, que sucumbieron tras sus primeras grabaciones, Los Cardiacos siguieron adelante –siempre con Jiménez al frente–, evolucionando musicalmente, hasta los primeros años 90, dejando para la historia una inmaculada colección de grabaciones que son como brillantes tesoros apreciados por los degustadores del mejor rock español de todos los tiempos.

Anterior entrega de Delicias a 45 RPM: Los Sirex.

Artículos relacionados