¡Que venga ese 2011!

Autor:

Texto: EFE EME.
Ilustración: BORJA CUÉLLAR.


Olvidemos pronto 2010, un año terrible, horrible, de los peores arranques de década que recordamos. Pero a todos los niveles, incluso en lo musical. Tanto que –no protesten ahí al fondo– nos negamos a seleccionar los mejores discos que ha dejado. Queremos olvidar este año, pero ya. Además, el mundo está plagado de listas, ¡¿quién necesita una más?!

Ojalá esta noche, cuando cambiemos de año, despertemos y todo haya sido una oscura pesadilla… Pero no, ya sabemos que no será así y que seguiremos en el pozo, que los pobres tendremos que sacrificarnos más en aras de no sabemos muy bien qué, que encontrar trabajo para aquellos que no lo tengan será misión casi imposible, que llegar a fin de mes tendrá mucho de heroico para la mayoría. Que, en suma, como cantaba Charly García, “nos siguen pegando abajo”.

Los ánimos son los justos, el cuerpo está con pocas ganas de fiesta… Nos gustaría transmitir un mensaje más positivo y optimista, pero, ¿para qué? A nadie vamos a engañar, los tiempos no son nada felices y el futuro en absoluto halagüeño. Por nuestra parte, y mientras sea posible –que el chaparrón cae para todos y en cualquier momento, cuando menos te lo esperas, se transforma en diluvio–, seguiremos aquí, a lo nuestro, informando día a día de música, esa maravillosa actividad artística que pasa por sus horas más bajas, cuando muchos la respetan tan poco, incluso la desprecian con saña, a ella y a quienes le consagran su vida. Algo que nunca entenderemos: A nosotros, ¡tantas veces lo hemos dicho!, nos encantan los discos, nos emocionan, nos han cambiado la vida, son nuestros compañeros, los amamos. Nos gusta escucharlos, sí, pero también tocarlos, olerlos, verlos, sentirlos… De acuerdo, probablemente nos hacemos mayores y comenzamos a ser como los dinosaurios cuando entraron en periodo de extinción… Nada grave, de eso, al menos, hay que alegrarse, pues es síntoma de estar vivo.

Lo dicho, que nos vemos por aquí –mañana mismo– y que todos tengamos el mejor año posible.

Artículos relacionados