“Bo Diddley” (1958), de Bo Diddley

Autor:

OPERACIÓN RESCATE

bo-diddley-12-11-16-b

“Uno de los mejores discos de la historia del rock and roll, una obra maestra para todos los amantes del rock and roll primigenio”

 

Eduardo Izquierdo nos lleva hasta 1958 para escuchar el debut discográfico de Bo Diddley, el primer elepé que grabó Chess Records a un artista novel, y una obra maestra.

 

bo-diddley-12-11-16-a

 

Bo Diddley
“Bo Diddley”
CHESS RECORDS, 1958

 

Texto: EDUARDO IZQUIERDO.

 

 

En 1958 los lanzamientos de Chess Records eran esperados como agua de mayo. Y no solo por los jóvenes estadounidenses afroamericanos, también por los blancos, que se habían dado cuenta de toda la magia que se escondía detrás de los discos que publicaba la compañía de Leonard y Phil Chess. Eso sí, a la vieja usanza, Chess seguía editando únicamente singles y epés, sin atreverse aún a lanzarse al difícil mercado de los discos de larga duración. Pero 1958 fue el año del cambio. Lo hicieron aprovechando dos discos de grandes éxitos de dos de las estrellas que más brillaban en el sello, Muddy Waters y Little Walter, y el debut de un artista en el que confiaban a ciegas, Bo Diddley. Este último, con su debut homónimo, iba a convertirse en el primer disco de larga duración que editó Chess Records, sin contar los grandes éxitos, aunque con ligeras trampas.

 

 

Los veintiocho minutos y cincuenta y nueve segundos que dura el álbum “Bo Diddley” es un recopilatorio de singles de Diddley por un lado, pero también incluye temas grabados para la ocasión en enero del año de su publicación.

Aún no estaba ataviado con su posteriormente inseparable guitarra rectangular, El músico de Misisipi nos observa desde la portada con las piernas abiertas, en actitud desafiante, mientras su banda, que solo se intuye (ya que aparecen cortados conscientemente en la foto) le sirve simplemente de apoyo. Aún no sostiene su inseparable guitarra rectangular, una imagen a la que le hemos asociado a lo largo de su carrera. Y como no podía ser de otra manera, el álbum arranca con el tema homónimo, que apareció como single en 1955 junto a ‘I’am a man’ en la cara b.

 

La mayor parte de este trabajo está grabado para aparecer como singles en 1955. En ese bloque se incluyen canciones tan emblemáticas y gigantescas como ‘Diddy wah Diddy’, ‘Hey! Bo Didley’ o ‘Pretty thing’. Un año después fue grabado ‘Who do you love?’, otro de los temas potentes del disco, si es que hay alguno que no lo sea, y en 1957 el mágico ‘Before you accuse me (Take a look at yourself)’.

 

 

¿Podríamos considerar que este también era un grandes éxitos? Sí y no. Evidentemente lo era, pero desde Chess no se quiso presentar así por dos motivos. Por un lado les parecía excesivo aparecer en el mercado de elepés con tres recopilatorios, y por otro consideraban que las canciones de Diddley poseían una unidad que no se daba en los otros casos y las hacían funcionar a la perfección como obra conjunta. Razón no les faltaba.

Con este debut Bo Diddley pone en circulación uno de los mejores discos de la historia del rock and roll, un clásico imperecedero considerado una obra maestra por todos los amantes del rock and roll primigenio y elegida por la revista Rolling Stone como uno de los mejores 500 discos de todos los tiempos. Imperdonable que no se encuentre en tu colección.

 

 

Anterior Operación rescate: “Introglicerina” (1990), de Seguridad Social.

Artículos relacionados