Andrés Calamaro: Entre el rock y lo sutil

Autor:

“Elegimos el sonido de banda porque nos gusta ese sonido y porque también grabamos respetando la forma formal de las grabaciones de rock verdaderas”

Hoy se pone a la venta “On the rock”, el nuevo disco de Andrés Calamaro, grabado junto a sus músicos de directo. Un álbum de contrastes. Juan Puchades habla de él con Calamaro.


Texto: JUAN PUCHADES.
Fotos: THOMAS CANET.


Tres años después de publicar “La lengua popular”, su último disco de estudio, Andrés Calamaro regresa con “On the rock”, un trabajo que sigue la senda abierta por aquel pero que supone un importante cambio de sonido, más natural e inmediato. Por algo lo ha grabado junto a sus músicos de directo y con la dirección en la producción de su brazo derecho en escena y ensayos, Candy Caramelo. Como es habitual con las obras de Calamaro, unos lo podrán a caer de un burro, otros se sentirán defraudados y un buen número lo escuchará con verdadera veneración. Lo mejor, como suele pasar con los discos que llevan su firma, será darle tiempo, empaparse de él y dejar que el tiempo lo sitúe en su lugar.


Hace un año me comentaste que cuando leíste a Candy Caramelo en EFE EME diciendo que le gustaría producirte un disco, te vino la idea de ofrecerle la producción de “On the rock”, ¿fue así?

Candy ocupa un rol muy importante en la convivencia musical de nuestra grupo en vivo y en ensayo, y nos tenemos mucha confianza, pero es cierto que leí que se postulaba con ilusión para producir un disco mío, y eligió el cuestionario [Fotomatón] de EFE EME para pronunciarse. Me pareció justo y soberano ofrecerle mi confianza total, aunque lo hicimos acompañados por Guido Nisenson y por Rafa Arcaute, que acompañaron la producción, aunque sin dudas Candy se brindó completamente con esta grabación y le pertenece; me dio seguridad permanente y sigue ocupando funciones de responsabilidad en la gira.

¿Con este nuevo disco, querías recuperar ese sonido más de banda, quizás perdido en “La lengua popular”, y por eso lo has grabado con el grupo de directo?
Quería grabar involucrando a todos mis compañeros, no exclusivamente en las sesiones de grabación, también compartí un repertorio posible y elegimos entre todos las canciones que queríamos grabar, incluso antes de pedirle formalmente a Candy que dirija ensayos y grabaciones. Pero también grabamos libres para experimentar en el estudio, elegimos el sonido de “banda” porque nos gusta ese sonido y porque también grabamos respetando la forma formal de las grabaciones de rock verdaderas. Pero no fue una grabación opuesta a la de “La lengua popular”, en “La lengua” no contábamos con un grupo ensayado, pero tampoco lo grabamos con una mentalidad tan diferente.

¿Es la banda actual la mejor que has tenido?
Esta banda también es la continuidad de mis buenas bandas anteriores. Con Guillermo [Martín], Gringui [Herrera] y Ciro [Flogliatta] también teníamos un buenísimo grupo, comprometido con el sentido musical, los arreglos, los coros; aquella “delantera” tenía experiencia, instinto y una naturaleza musical profunda, pero ahora mismo nos sentimos en nuestra cumbre, siempre se puede mejorar, lógicamente, pero estamos bien.

¿Por qué ha salido de la banda Geni Avello? ¿Demasiadas guitarras?
Geni vino porque habíamos empezado a actuar con los coristas Dany y El Cóndor, y no estaban para girar en España, quisimos reforzar las armonías y llamamos a Geni, que además tocó la guitarra y fue un compañero muy dulce y querido. El año pasado terminamos invitando a los coristas de nuevo y fuimos una orquesta polifónica. Este año pensamos que podíamos volver a nuestra formación básica, apretamos la intensidad de los ensayos y ahora estamos bien.

¿Los temas más rockeros del disco no suenan demasiado convencionales, como “premeditadamente” rock y poco naturales; casi heavys? ¿No hay una cierta orientación hacia el rock de estadio que poco tiene que ver contigo, en la que se diluye tu sello personal?

Es que no se cuál es mi sello personal. Tampoco creo que hayamos pensado en grabar un rock de estadio –además, jamás tocamos en estadios–, lo más probable es que sea rock de “estudio”, o rock de ensayo. También es cierto que formamos un triunvirato de productores y el disco tiene un poco de cada uno. Yo necesito más tiempo para escucharlo, pero el disco ya está terminado y espero que le guste a aquellos que generosamente lo quieran escuchar. Estas canciones fueron ensayadas y grabadas como corresponde a los sistemas prosaicos de grabación eternos: Todos en el mismo ambiente y tocando al mismo tiempo. Aunque mis compañeros están doctorados en blues-rock, yo quise inclinar el sonido de algunas canciones hacia una dirección menos “elegante”. No me siento completamente ajeno al “rock de estadio”, aunque nunca cantamos en estadios entiendo el punto. No sabría explicar la diferencia entre lo “casi heavy”, lo pretendidamente rockero… o todo lo contrario. De mí se espera siempre otro “Honestidad brutal”, pero en su momento no fue celebrado con buena críticas, al contrario, la EFE EME, como la “Rolling Stone”, lo calificó como poco menos que una mierda de disco, y ahora es mi obra maestra. Con “El salmón” fue incluso peor.

Las canciones son de diferentes épocas, ¿cómo fue la selección?
Estaba decidido a involucrar a mis compañeros en la totalidad de la grabación y les mandé a cada uno un archivo de 77 canciones. Cada uno eligió sus diez preferidas, con esa base elegimos un primer bloque que los chicos ensayaron en Madrid y grabaron con Guido [Nisenson], después viajé para cantar, volví a Buenos Aires con las sesiones y descartamos algunas, el repertorio se fue encontrando a sí mismo en los ensayos y en las grabaciones. Después repetimos el sistema y nos fuimos descartando hasta llegar a veinte, luego resumimos en catorce y terminamos el disco con doce.

¿Cuál es el tema, en composición, más reciente de los que incluye el disco?
Escribí bastante texto en febrero, en las últimas sesiones de producción y premix, pero todavía no tienen música. Las cronológicamente anteriores son ‘Te extraño’ y ‘Tres Marías’. Quizás debería ayudar a desatar un nudo crítico, no hay motivos para pensar que los discos que escuchamos están “recién escritos”, ninguno de mis discos fueron compuestos para la ocasión y no tengo idea cuándo escriben las canciones los demás. La mitad de “La lengua popular” la escribimos en el estudio porque Cachorro [López] me dio específicas pautas de lo que al disco le estaba faltando; “El salmón”… nunca se grabó, “Honestidad brutal” es diferente porque vivíamos grabando, nunca dejamos de grabar durante nueve meses y escribíamos en el estudio porque… nunca salíamos del estudio, sin embargo lo empecé con unas letras que había escrito en una gira inmediatamente anterior, en un estudio modesto que me prestó mi hermano y sin saber que estábamos grabando un disco. En febrero escribí casi treinta textos, llenos de rimas groseras y de incorrección política y patriótica. Es más de lo que escribio Robert Johnson en toda su vida, a mi edad también podría ser presidente de USA.

¿Todavía tienes un cajón bien surtido de inéditos?
Sí.

¿Compones de manera habitual, siguen viniéndote canciones con la facilidad de antaño o, como dice Jaime Urrutia, con los años cuesta más?
Nunca fue fácil, soy músico habitual pero no tengo método disciplinario para componer. Tampoco creo que con los años me cueste más, no es mi caso, hace veinte años jamás hubiera pensado que se podía escribir una canción por día como hicimos para “La lengua popular”, o varias por día como en “El salmón”. Vivo en permanente bloqueo creativo y un resorte puede dispararnos una próxima generación de canciones, hasta los poetas respetan la miseria sentimental, el opio y la ingesta alcohólica como únicos escenarios posibles para la inspiración. Mi ultima tregua con el bloqueo fue un estallido de inspiración que me generó compartir una grabación con Langui Montilla. Además, no me parece tan importante escribir canciones, siempre entendí el rock como otra cosa. Estar actuando, salir de gira, me parece una medida mucho mas real, una forma mas auténtica de ser músico y existir como tal. Además, el “modelo” de canción de rock tampoco me parece la expresión perfecta de lo que la música tendría que ser, me gustan las melodías pero no me molesta escuchar una letra en otro idioma y no entenderla nunca. Estoy más cerca de los principios conceptuales del jazz, del blues, del funk o de las vanguardias. No me parece dramático dejar de escribir canciones bonitas.

“Tocar en Londres me parece perfecto, mi secreta ilusión es suponer que es posible que venga un crítico de la ‘Mojo’”

EL PÚBLICO Y LOS PROYECTOS

¿Te dejas influir por la posible reacción del público en directo a la hora de seleccionar temas para un disco?
La verdad que no. Pensamos en la reacción del público en las giras cuando armamos el repertorio, me gustan los discos imposibles de tocar en directo y también los discos que ofenden al público, dudo que el público y yo escuchemos la misma música, que tengamos los mismos gustos musicales.

Los chavales que llenan tus conciertos y que quieren himnos, ¿crees que entenderán temas como ‘Barcos’, ‘Te extraño’ o ‘Insoportablemente cruel’, tal vez de los mejores del disco, en los que te alejas de la inmediatez y optas por lo sutil, por explorar otros terrenos?
El público agradece lo sutil, tampoco puede unificarse al público y analizarlo como si fuera un único individuo individual. A veces el público está impaciente esperando esos himnos, las canciones que eligieron para escuchar y cantar, pero muchos escuchan con emoción y sensibilidad el repertorio sutil, claro. La gente vibra con lo sutil, a veces tiene que conocer un poco la canción para entregarse a las fuerzas vivas de la energía sutil de las canciones. Finalmente, si van a ser himnos es algo que va a decidir el conjunto del público.

¿’Tres Marías’ está dedicada a tu hija?
No. Pero tiene una participación vocal.

¿’Te solté la rienda’ es un guiño al público mexicano, donde has entrado hace poco con intensidad?
Ya veremos. Fue Carlos Ann, que me invitó a participar cantando rancheras grandes de José Alfredo. En el ínterin hablamos con Enrique [Bunbury] y pensé que podíamos hacer un dúo interesante con esta gran canción. Estoy entregado al publico mexicano y creo que tenemos un vínculo inquebrantable.

¿Cuál ha sido la colaboración más emotiva para ti de las que incluye el disco?
En términos de éxtasis musical, la sesión con Diego [El Cigala] fue muy vibrante. La toma de Jerry [González] “con sordina” –la que suena en ‘Insoportablemente cruel’– fue un manjar para músicos, y también gozamos grabando con Niño Josele, con José Reinoso y con Antonio Serrano, porque son músicos de una categoría contrastada.

¿Te hace ilusión tocar por vez primera en Londres; el próximo 1 de septiembre?
Supongo que cuando llegue el momento lo voy a encontrar interesante y simbólico, de momento no siento una emoción especial. Me hace ilusión volver al Razzmatazz y a Colombia, pero tocar en Londres me parece perfecto, mi secreta ilusión es suponer que es posible que venga un crítico de la “Mojo”. No creo que tocar en Londres sirva para insertarme en aquel universo musical maravilloso, pero me gusta Londres y me parece muy bien tocar allí.

¿Estás pensando en introducirte en mercados no hispanos?
Siempre lo pienso, pero tampoco tengo planes ni estrategias, nosotros reverenciamos a los gringos y nos gusta escuchar canciones sin entender la letra, pero me gustaría contrastarme en países no tradicionales para nosotros. Tendría que pensar con qué llegar, si con tango, si cantando en inglés o en este formato habitual… Lo más probable es que me descubra Ry Cooder a mis noventa años… o el nieto de Ry Cooder. Sé que con una estrategia adecuada podría tocar en cualquier parte, pero estoy muy conforme con el público que tengo, en un mapa cada vez mas ancho, me sorprende el público fiel que tengo en países donde ni sabía que me habían escuchado.

¿Hacer remixes no es algo absolutamente accesorio, ¡incluso poco rock!?
¿Poco Rock? Duane Allman escuchaba los modos modales de “Kind Of Blue”, y The Muse tocan un nocturno de Chopin, si nos ponemos talibanes entonces ni los Rolling Stones serían rock porque grabaron con los Dust Brothers. A mí las versiones alternativas y los remix me gustan mucho, me gusta la libertad de disparar una canción hacia otros terrenos sonoros y armónicos. Me incomoda que alguien que no sea Lemmy de Motörhead me diga si estoy haciendo rock o no.

La gira española de este año sólo incluye cinco ciudades, ¿no es demasiado corta?
Quizás si mis canciones estuvieran rotando en Radiolé estaría preparando una gira más larga, pero siempre estamos volviendo y tenemos un año bastante tupido de actuaciones. Estamos más concentrados en América, es posible, pero a España siempre voy a volver, y a Cataluña también. Me parece una bonita gira, podría ser más larga pero podemos venir de nuevo las veces que haga falta y completarla.

¿Esta avanzado el proyecto de gira conjunta con Loquillo, Jaime Urrutia y Bunbury? ¿Se hará realidad?
No sé si está avanzado pero lo contemplamos.

¿Si esa gira sale adelante, habrá que reforzar los escenarios donde toquéis, para que soporten el peso de tanto ego?
Es un buen chiste, pero no tiene nada que ver con nosotros. Nosotros no tenemos ningún problema de orgullo ni vanidad, nos respetamos y nos queremos. Con el ultimo que hablé de la gira probable fue con Enrique y él piensa con un respeto y una delicadeza ejemplares. Además, el protocolo del frontman siempre es ofrecer el centro de la escena al otro solista, no somos de aquellos que agarran el micrófono y no lo sueltan, ¡qué va!

En serio, ¿ves factible superar todos los escollos (distintos managers, exigencias personales, susceptibilidades) y que esa gira salga adelante? ¿Te apetece meterte en ella?

No creo que haya pedos con ninguna exigencia personal, ni mucho con menos susceptibilidades. La verdadera realidad es que Enrique es enorme en América y está embarcado en una gran gira. Dependerá de las fechas que él tenga para compartir con nosotros, después será cuestión de encontrar combinaciones creativas y soluciones a un concierto con muchos músicos en escena. Nosotros somos hombres que tenemos muy claro lo que vale el respeto.

¿Has escuchado los nuevos discos de dos amigos tuyos, Ariel Rot y Jaime Urrutia? ¿Qué te parecen?
De Jaime y Ariel me gusta todo lo que hagan.


Andrés Calamaro estará firmando discos esta semana en tres ciudades:

1 JUNIO | FNAC CALLAO (Madrid) | 18 h.
3 JUNIO | FNAC L’LLA (Barcelona) | 18 h.
5 JUNIO | FNAC ZARAGOZA | 17:30 h.


Desde aquí puedes acceder a la web de Andrés Calamaro.

Artículos relacionados